Vicente Moreno sigue sin entender que estar en el Espanyol es como tener padres.

Pasa demasiado tiempo con su madre el club; feliz, orgullosa de su hijo, es buena persona, educado, está aprobando todas en el colegio aunque sea con cincos y seises. La madre es lo que le pide y no entiende porqué su padre, la afición, gruñona y exigente, lo cuestiona cada momento y no siente un verdadero orgullo del hijo que tiene.


Jornada 29 don Vicente, su padre metafóricamente hablando y con todo el respeto del mundo, le exige que vaya a las recuperaciones de junio, ¡A subir nota! Le quedan 9 finales para conquistarnos, para demostrar que tiene un proyecto futbolístico, que se merece seguir una temporada más. Nada usted entre el amor de su madre y la ruptura total con su otro progenitor.


¿No entiende usted que es insostenible que continúe con el público en contra?

¿No entiende usted que es imposible que no baje el número de pericos de carnet con este fútbol?

¿No entiende que el lazo equipo/afición se está rompiendo y que la gente ya únicamente asiste por el escudo?


Estas líneas no son una crítica, es un aviso amigo porque siendo objetivos usted se merece seguir y al mismo tiempo ser despedido. ¡Deje de escuchar a su madre! Se lo digo por su bien. Olvide eso del objetivo es la salvación, ¡Ya está salvado! Dedique estas 9 jornadas en conquistar a su padre, vaya a por nota, enseñe que tiene un proyecto, una idea, que entiende en el club que está y lo que significa. ¡Luche por el octavo puesto! No importa si falla pero demuestre que puede jugar a que pasen cosas, demuestre que el ser tranquilo no es incompatible con tener futbolistas que muerdan y se dejen todo en el campo.


Luego no valdrá decir que somos injustos, que no entiendes nada, aquí tienes tu oportunidad y debes aprovecharla porque aunque algunos digan lo contrario, te lo mereces.



Foto: Carlos Mira (@CarlosMira71) - RCD Espanyol



Martínez



293 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo